Caso Laguna de Torquins

A pocos días recibo en respuesta el numero telefónico de Daniel, testigo del acontecimiento y me pongo en contacto con el por ese medio. En la conversación telefónica surge entre algunos detalles de lo acontecido que Daniel es vecino de mi domicilio hace más de treinta años, y que justamente ahora que nos encontraríamos estaba a punto de mudarse a la provincia de Córdoba, en cuestión de horas. Así las cosas, me apresure a pedirle que me otorgara una entrevista antes de su traslado, así que ese mismo día por la noche nos encontramos en una confitería para que me diera detalles de lo que vivió en la Laguna de Torquins en el año 1985.

Daniel, es hoy una persona de 53 años, en la época del suceso su actividad laboral le permitía ir en días de semana a pescar junto con un amigo, quien posee una vivienda enfrente mismo de la laguna, teniendo una panorama magnifico de la misma y de la sierra.
El testigo me relata que no recuerda exactamente el mes en que ocurrió el hecho dado que iban muy a menudo a la zona, no solo por la actividad de pesca sino por la participación de su amigo en carreras de speedway en Bahía Blanca; calcula que era un día jueves, y que por el día primaveral que transcurría y lo apacible del lugar debía transcurrir el mes de noviembre del año 1985, ya que no había turistas aun en la zona. No había viento, era un día primaveral.
Daniel y su amigo se encontraban pescando en la laguna en un bote a remos, sentados uno frente a otro, tomando mate que cebaba Daniel, que nota que su amigo mientras tomaba el mate miraba por sobre el hombro de Daniel como a la distancia. Daniel intrigado por lo que su amigo observaba, le pregunta “que estas viendo?” y su amigo le responde “nada, nada, debe ser un avión…” . Daniel nota que su amigo sigue observando hacia el mismo sitio con insistencia, lo que motiva que se de vuelta y mire el también.

map_laguna_gifan

“Al principio creíamos que era un avión, porque hacia ese lado sur se encuentra la base de Puerto Belgrano en Bahía Blanca y a veces se ven aviones saliendo de esa zona, pero esto venia, venia, venia, ….y no llegaba nunca, era como que venia flotando muy suavecito….tardo mas de media hora en acercarse, y mientras venia nos dimos cuenta que no tenias alas y mi amigo me dice vamos para la costa que se viene para acá…pero le dije que no íbamos a llegar a la costa, antes nos va a pasar por arriba, no teníamos parámetros para compararlo, era una cosa… y así fue, a los pocos instantes estaba arriba nuestro.”
La emoción de Daniel mientras me contaba esto es indescriptible, sus ojos brillaban y estaban húmedos, sus manos no cesaban de hacer señas describiendo los hechos y haciendo una descripción del lugar y el clima que vivían ambos.
“ Eso se detuvo arriba nuestro!!!, y mi amigo me dice: que es esto???, y le dije un plato volador!!!! Que otra cosa va a ser??…otra cosa no puede ser…” “Nosotros en ese momento estábamos acostados en el bote mirando eso, estuvo ahí arriba…quince minutos…fácil…quince minutos….parado ahí…era una cosa tan grande, tan grande que nosotros acostados en el bote no veíamos donde empezaba y donde terminaba eso…”…. ”no hacia ruido…no había viento…nada…”

Le pregunte como se fue ese objeto del lugar y me dijo: “Como se fue?, como se fue?…en el mismo sentido como venia despacito….y cuando paso la laguna giro hacia allá…hacia el norte…noroeste…seria…o sea vino del sur…y cuando paso la laguna hizo el giro y puf!!!!!!! tomo una velocidad….una cosa de no creer..” “ Y sigo sosteniendo lo mismo…sin ruido…y a mi que me digan lo que me digan…que me llamen mentiroso…que me digan…achica el pescado…como le dicen a los pescadores…yo se lo que vi.…yo-se-lo que vi….” Pero mira…parece a propósito…nosotros siempre llevamos cámara de fotos…para sacarle a los pecados viste?…pero justo esa tarde quedo en la casa…pero aparte…vos que te vas a pensar que vas a ver semejante cosa….nooo…porque por lo que yo vi. en revistas y esas cosas después…nunca contaron una cosa…..para mi lo que yo vi … fue único….es como…haber visto moverse una montaña….”

mapazonanLe consulte cuanto podía calcular que media eso y contesto: 
“Era como un toscano…como un cigarro…era gordo y mas afinado hacia las puntas….como un dirigible…pero…no se….” 
Le acote: cien metros??? 
“Nooo…..no…cien metros tendría de ancho eso…pero no se…de largo…..quinientos, seiscientos metros….no…mas……no se….”
Volví a acotar: Como un barco de largo? 
“Si…un portaaviones…….nooo….no se sino seria mas largo que un portaaviones….eso era mas largo que un portaaviones.”

Hasta aquí el relato de Daniel vivido en la Laguna de Torquins, vecina a Sierra de la Ventana; que nunca había contado a otro que no sea muy intimo, porque “la gente se burla”; pero a el le ocurrieron otras cosas que fueron viniendo a su memoria en el dialogo posterior al relato mismo, por algunas preguntas que le fui haciendo sobre este acontecimiento, Daniel recordó otros episodios quizás relacionados, quizás no, que serán material para otra nota.

Daniel Valverdi (Junio 07)

Comenta con Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *